¿CÓMO SE FABRICA UN BOTÍN?

Nuestra devoción por el trabajo artesanal nos lleva a visitar en numerosas ocasiones, las fabricas en las que las botas y botines Naguisa toman forma. Bajo la triste sensación de que esta bella tradición artesanal podría perderse, nos equipamos con nuestra cámara y recopilamos procesos y palabras de los que más saben del oficio. Voces y manos que relatan un arduo camino de minucioso trabajo y grandes alegrías, al ver la belleza de un zapato finalizado. Descubre aquí el bello arte de hacer un botín.

¿Cómo se fabrica un botín?

Nuestra devoción por el trabajo artesanal nos lleva a visitar en numerosas ocasiones, las fábricas en las que las botas y botines Naguisa toman forma. Bajo la triste sensación de que esta bella tradición artesanal podría perderse, nos equipamos con nuestra cámara y recopilamos procesos y palabras de los que más saben del oficio. Voces y manos que relatan un arduo camino de minucioso trabajo y grandes alegrías, al ver la belleza de un zapato finalizado.

El proceso de diseño

Nuestro proceso de creación empieza meses antes, en el estudio con Claudia y Sofía dibujando, encintando y prototipando hormas. Una vez que ambas, junto a la experiencia de Pablo, comprueban la ergonomía, el movimiento del pie, el calce y definen los materiales empleados en cada diseño, estos son enviado a la correspondiente fábrica encargada de desarrollar el modelo.

 Dependiendo de las hormas y siluetas, escogemos a unos o otros artesanos, según su especialización. A continuación os explicaremos el proceso del modelo BURÁN, un botín de tacón y media caña, elaborado con piel serraje engrasado.

 

Burán: materializar la idea.

Siguiendo con las tradiciones más auténticas, el artesano corta manualmente cada una de las piezas de piel que componen el zapato. Ayudándose de unos patrones troquelados en cartón grueso y con una cuchilla bien afilada, este escoge los trozos de piel mejor curtida y va cortando cada una de las pequeñas piezas. En este proceso, tiene mucho peso la experiencia del cortador, ya que la dirección en que se extiende la piel, los diferentes tonos o la flexibilidad de esta, son factores a tener en cuenta para la solidez del resultando final. 

Antes de ser cosidos, los cortes del botín Burán, han de prepararse y marcarse según la ubicación de las costuras, las cremalleras y el tallaje. En este caso el modelo Burán está compuesto por el empeine, la lengueta, el talón, las palas (que en este caso son de doble altura) y el forro interior.

 El proceso de unión, o aparaje” es un complejo puzzle con el que la aparadora convierte los cortes en una versión 3D del zapato. Este proceso se lleva a cabo mediante maquinas especiales de coser piel que ofrecen diferentes opciones de puntadas o mediante el encolado previo de algunas de las piezas, para su posterior cosido. 

La misma aparadora también añade los ojales y las cremalleras previamente a que el zapato sea estabilizado mediante calor. Con este proceso se realiza también una exhaustiva revisión de todas las costuras y se comprueba que no hay ningún defecto que pueda restar comodidad al botín.

Por último se pega mediante adhesivo la suela de piel con el tacón ya forrado (Si quieres saber como es el proceso de fabricación de una suela, aquí te lo explicamos) y se prensa para conseguir la activación de la cola y que estos queden unidos de por vida.

 El proceso de elaboración de cada diseño de Naguisa puede variar, pero todos conllevan un desarrollo que requiere muchas horas de trabajo, diferentes materiales de alta calidad y varias manos expertas que dominen cada una de las diferentes fases. Por eso desde Naguisa creemos firmemente en que unos zapatos elaborados de forma artesanal son un objeto especial e único, algo para toda la vida que debemos cuidar y valorar.

Product added to wishlist

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información