Paseo por Ciutadella

Verano es nadar, leer y caminar lentamente por las calles estrechas, entre edificios de color mandarina y melocotón, sombreados ambos por palmeras y granados. Es la estación en la que el reloj se detiene por completo a la hora de la siesta y en la que las comidas se alargan eternamente entre risas. Ahora el tiempo lo marca el sol y el repicar de las campanas de la catedral.

Verano es sinónimo de despertarse temprano y bajar a desayunar a la Plaça del Mercat. Desaparecer entre los azulejos verdes y blancos y bromear con las mujeres de delantales azules. Cargar el cesto de pescado de lonja, queso, aceite de oliva y vino con sabor a la tierra bañada por el sol e ir en busca de algún recóndito lugar en que dejarse bañar por el sol.

Verano es saber que junio, julio, agosto y septiembre se acabarán volviendo un suspiro cuando pises las calas rocosas, en las que la tramontana azota sin cesar, o cuando te des de bruces con la estampa que dejan las tierras de cultivo escarpadas y salpicadas por las cabañas de los pastores. El estío también trae el interés por conocer el trabajo de los artesanos locales, por calzarte unas alpargatas y, montada a lomos de una bicicleta, recorrer de punta a punta la ciudad.

Verano es pasarte el día persiguiendo el cielo azul a través de antiguos caminos costeros e intentar detener el tiempo en esta preciosa isla, para así disfrutar de este paisaje para siempre.

Product added to wishlist

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información