TUTORIAL CUIDADO ALPARGATA

MODELO: THALIS

La alpargata se ha convertido en el zapato perfecto para usar todos los días, desde mayo a octubre, gracias a su comodidad y versatilidad. Sus suelas de yute vulcanizado son aptas tanto para la arena, como para el asfalto y el césped. Según su diseño también lo son para ir al trabajo, pasear en bicicleta o arreglarse para un evento. ¡No hay zapato más polivalente y todoterreno!

Debido a ese confort que hace que no nos las queramos sacar de los pies, las suelas de yute de las alpargatas pueden sufrir algunas alteraciones, pero tranquilas, ¡a continuación os enseñamos cómo cuidarlas para que siempre estén como recién estrenadas!

A continuación, te detallamos una serie de soluciones para los problemas más comunes:

   A.

   B.

¿Se ha salido un hilo de la suela de yute?

¡No pasa nada! Puedes estar tranquila de que tu alpargata no se va a descoser. Las suelas están formadas por muchas fibras y estas, están cosidas entre ellas por varios hilos. Si alguno de ellos ha decidido darse a la fuga, aquí te presentamos dos opciones:

A. Simplemente, recórtalo a ras de suela.

B. Con un punzón u objeto afilado, introduce el extremo del hilo hacia dentro de la suela.

   A.

   B.

¿Se ha despegado la suela de caucho?

Las suelas de yute están rematadas por una suela de caucho que es la que protege a las fibras del asfalto, las piedras o el agua. A veces esta suela puede desprenderse debido al uso o la exposición a temperaturas extremas. Si es el caso, tienes 2 opciones:

A. Si eres manitas, pégala con una cola de contacto. Puedes encontrarla en cualquier ferretería.

B. Lleva tus Naguisa a tu zapatero de confianza. Él, seguro sabrá qué hacer :)

A.

B.

¿Se te han mojado las alpargatas?

Las fibras de yute no son muy amigas del agua, pero, en el caso de que hayas pisado algún charco o te haya sorprendido una tormenta de verano, tenemos algunas soluciones.

A. Si la suela se ha mojado un poco, puedes secarlas con un secador de pelo. Evita ponerlas al sol ya que esto puede alterar el color de la piel.

B. Si, por el contrario, la suela ha absorbido mucha agua y se ha hinchado, será el momento de jubilar tus Naguisa :(

¿Se te ha descosido en algún punto?

Las alpargatas están cosidas a mano por artesanos y puede ser que debido al uso o a la fuerza que ejercemos al caminar, en algún punto la suela de yute se descosa del corte de piel. Si es así, envíanos una foto a customercare@naguisa.com y valoraremos su recogida para repararlas en nuestro estudio-taller.

¿Se te ha manchado la piel?

Es lógico que, con el uso, la piel pueda sufrir roces o manchas. Como sucede con cualquier zapato, aquí te dejamos un pequeño tutorial de cuidado:

A. Primero de todo, con una goma de borrar, limpia las marcas y roces que tenga la piel.

B. Coge un paño limpio y un poco húmedo y limpia la suciedad adherida.

C. Deja que los zapatos se sequen en un lugar seco y lejos del sol.

D. Añade una crema nutritiva INCOLORA y espárcela suavemente con una esponja.

E. Con un cepillo de cerdas suave, abrillanta la alpargata para devolverle el brillo natural a la piel.

Recuerda que para conservar la forma de las alpargatas es ideal hacer bolitas de papel de periódico o similar y ponerlas a modo de horma. Así evitas que, al guardarlas, se chafen y pierdan su forma.

Los zapatos tienen una vida, si los cuidas, estarás prolongándosela.

Si tienes cualquier duda o consulta, el equipo de Naguisa estará encantado de aconsejarte e indicar posibles soluciones. En el caso de un mal uso o el deterioro por el paso del tiempo de algunos de nuestros productos, nosotros no podremos hacernos responsables.

Product added to wishlist

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información